#BehindTheJungla: Eléctriko

Aunque os hemos contado las idas y venidas de nuestro paso por la Superliga Orange de League of Legends, la jungla está compuesta por muchos más monos y en #BehindTheJungla te vamos a dar a conocer a algunos de los que hacen que este club sea más grande poco a poco (¡y no nos referimos solo a una cuestión numérica!).

Desde noviembre de 2018, eMonkeyz cuenta con la suerte de tener entre sus filas a un equipo competitivo de Fortnite, el battle royale actual por excelencia. Aunque desde entonces nuestro equipo ha ido renovándose, los jugadores actuales son Alejandro “Gancheto” Alonso, Daniel “Myrows” Troncoso, Daniel “Nufirex” Rincón y Nicolás “NicoThunderGod” Vila.

En esta ocasión y, para conocerlos a todos un poco más, hemos tenido una interesante conversación con el coach del equipo, Rubén “Eléctriko” Domínguez –¡sí, el de las infografías tan chulas de Fortnite que puedes ver en su Twitter!–.

 

¡Cuéntanos un poco sobre ti! ¿Cómo empezaste en esto de Fortnite, los videojuegos, los esports…?

Aunque ante esta pregunta todo el mundo suele responder que la pasión por los videojuegos le viene desde pequeño, no es mi caso. Es cierto que nunca me sentí atraído por los videojuegos más clásicos, ¡pero la competición la llevaba en las venas! Empecé jugando al ajedrez con mi padre, que me enseñó a jugar siendo muy pequeño. Poco después, descubrí Ogame y lo jugué durante muchos (¡demasiados!) años y, desde hace un buen tiempo, me centro en la clásica competición de esports.

He pasado no solo por, prácticamente, todos los juegos; sino que también ¡por todos los roles posibles! Desde jugador a director deportivo. Actualmente, disfruto de la competición desde la posición de entrenador, tanto –o más– que si fuese jugador.

 

Fortnite está en una posición privilegiada respecto a otros battle royale, ¿por qué crees que ha reinado y ha sobrevivido a muchos de ellos?

Creo que el concepto detrás de Fortnite es increíble. Es cierto que podríamos verlo como cualquier otro shooter, pero, con una salvedad: se puede construir. Y, realmente, no se queda en la base de construir, sino que puedes editar tus propias construcciones para crear otras totalmente distintas. Aunque parece algo simple a ojos de muchos, esta diferencia ha significado una revolución sin antecedentes en el sector y, parte de la culpa, la tiene esta aparente ‘sencillez’ que, realmente, supone una enorme complejidad.

Aunque Fortnite es el juego más fácil y accesible que conozco (es gratis, puedes jugarlo desde distintas plataformas), es, al mismo tiempo, el juego más difícil con el que me he encontrado. Esta característica, junto a la frescura que Epic Games ha sabido darle arriesgándose con novedades y contenido constante, es la que ha hecho que Fortnite haya pulverizado todos los récords.

 

¿Qué destacarías de la comunidad de Fortnite?

La comunidada competitiva de Fornite tiene una singularidad importante: somos valientes. Hemos estado luchando (y lo seguimos haciendo) contra la propia desarrolladora del juego para convertir en esports un título que no lo es ni en la práctica ni en la agenda de sus desarrolladores. Gracias a la presión ejercida por todos (y con la ayuda de jugadores influyentes), hemos logrado numerosos avances de contenido.

 

¿Qué paso crees que le falta a la comunidad?

Aunque, como digo, la comunidad es muy valiente e inconformista, a la vez, es muy joven: tanto por su tiempo en activo como por la edad de sus integrantes. La mayoría de los jugadores no pasan de los 17 años y, en algunas ocasiones, esto resta cierta profesionalidad en comparación a las competiciones de otros videojuegos. Además, que el juego sea tan accesible, ha hecho que a él se sumen algunos jóvenes que no tenían consciencia de lo que significa competir profesionalmente en un videojuego porque no eran seguidores habituales de esports. Eso sí, estos jóvenes tienen una pasión y entrega propias de la edad que creo que van a ser claves para que Fortnite siga desarrollándose como competición.

 

¿Qué crees que debe tener un jugador para convertirse en un profesional?

Como comentaba antes, Fortnite es un juego complejísimo a todos los niveles. No sé si es a causa o a consecuencia de ello, pero las nuevas generaciones tienen cada vez más talento y habilidad casi de forma natural y pueden enfrentarse perfectamente a estas dificultades. Por un lado, debemos entrenar durante muchas horas la técnica de juego (la habilidad mecánica, el microgame) sin dejar dejar apartada la puntería y la toma de decisiones. Y, por otro lado, el componente táctico (la comunicación, el juego en equipo, el macrogame) es tanto o más importante que lo anterior. Aunque puedes destacar en el primer punto y puedes (¡y debes!) recurrir al método clásico de observación-repetición, el segundo punto es más complicado de trabajar si no cuentas con la guía de un cuerpo técnico capaz.

Quizás todo lo anterior te hace ser un buen jugador, pero, para ser profesional son necesarias, además, muchas otras cosas: desde la actitud hasta la marca personal, pasando por la empatía, la autocrítica, los hábitos físicos y alimenticios y, por supuesto, la disciplina en el entrenamiento y fuera de él.

 

Como ya te comentamos anteriormente, Eléctriko está siempre a la caza de cualquier novedad de Fortnite para compartírnosla en su Twiter y explicarla tanto para el jugador principiante como para el jugador profesional. Si quieres saber aún más de nuestro equipo, sigue a nuestros jugadores y estate atento a nuestras redes sociales porque allí os anunciaremos cualquier torneo en el que compitamos.

 

¡#GoMonos!